Guitarra Hechicera

 

Somos música en el aire, nuestros acordes suenan brindando melodías que el viento eleva por campos y ciudades, somos sonidos de guitarra dejando a nuestro paso ritmos y sones.

Hace una semana despedí a un buen amigo, por edad podía haber sido mi padre, fue mi maestro, mi guía, mi compañero de juegos y de escenarios.  Parecido a un personaje de la pantalla blanco y negro de los años cincuenta, atento, educado, todo un caballero.  Montamos repertorio de compositores mexicanos empezando por Agustín Lara, luego abordamos a Consuelito Velázquez y estábamos montando temas de Gonzalo Curiel, su amor por la música mexicana era contagiosa, grandes y chicos fuimos tocados por su pasión.

Siempre conseguía arrebatarnos una sonrisa con sus bromas y ocurrencias a pesar de su apariencia formal, las horas de ensayo pasaban volando, mi amiga la violinista avanzo a pasos agigantados, a mí me ayudo a disciplinarme, bajo su guía me volví más atenta a cada nota y a mi interpretación de las canciones.

Su vida se desvaneció  como el humo del cigarrillo que  le  formó un tumor metástico de pulmón; se fue apagando con rapidez, quedaron pendientes los planes que teníamos  con el ensamble y con su centro comunitario del pueblo pintoresco que fue su hogar durante  sus últimos años de vida.

Su ultima presentación fue en un hermoso Centro cultural de un pueblo mágico ahí me paso la estafeta y me dijo-.  Yo ya me voy, desde ahora tú serás la que cante todos los temas y la que decida el rumbo a seguir, que cantar y con quien. Era su despedida, brindamos con mezcal, sus ojos tenían un brillo especial, como quien sabe que lo esperan otros horizontes, pasada la media noche lo dejamos fuera de su Centro Comunitario y esa fue la última vez que lo vi.

La música volvió a reunirnos a sus amigos, alumnos y familiares en la plaza del pueblo, arropados por gigantes árboles milenarios poblados por cientos de pájaros, entonamos sones y canciones mexicanas, las que a él tanto le gustaban, se formaron numerosos ensambles, yo compartí el escenario con Linda la viuda de Chava Flores. Plantamos un árbol sobre sus cenizas  que rodeamos con piedras de rio.

Por momentos se me olvida que ya no estará más aquí para enseñarme canciones o para cantarle a la luna con su guitarra  hechicera.

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Siento mucho tu pérdida, Shira; la vida sigue poniéndonos a prueba ¿no? Y resulta que la enseñanza es siempre la misma: Seguir y seguir y seguir a pesar de todo.

    Un fuerte abrazo.

  2. Reblogueó esto en y comentado:
    Un relato emotivo, casi nostálgico, que enaltece la imagen autentica del mentor que instruye al aprendiz. Enseña y entrega el obsequio de la experiencia, convirtiéndose en el símbolo de las aspiraciones del aprendiz. Un personaje que deja un legado a su sucesor.
    El fin del la instrucción, hay que partir para que otros vengan en mi lugar, y emprendas tu propio viaje.

  3. Un escrito fabuloso, me gustó como narras la figura que te proyectó tu maestro durante la instrucción. Si me lo permites, este tipo de experiencia tan personal, me recordó al estilo literario japones en lo años 1900, Soseki, Mishima o Kawabata por decir algunos, que tenían una visión muy natural de evocar la relación espiritual del personaje hacia los demás.

    Ánimo, sigue adelante con la música mexicana y dalé fuerza.

    Un gran saludo y mucho éxito.

Bienvenidos comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cuentos inacabados

Literatura y otras cosas

Las lecturas de Guillermo

Libros para todos y muchas cosas más

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

Niala-Loisobleu

Il n'y a plus d'âge pour découvrir qu'on peut naître qu'un enfant jusqu'au bout comme mourir sans l'avoir jamais été...N-L (Mes Euphémismes 16)

Un lugar en el viento

Un paraje donde pensar y sentir.

gallegorey

Just another WordPress.com site

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

loquemeplace

Y mi mente viaja a lugares que no conozco

theeuterpemusesite

Música para el alma

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Yellingrosa's Weblog

Poetry, Visual Arts, Music and IT Tech

Media de Bravas

Harder, better, faster y también stronger

metáfora de un grito

De los silencios donde nacen los versos.

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

En Humor Arte

Batido de emociones. Compilado de versos, textos, imágenes y canciones.

A %d blogueros les gusta esto: